No les gusta el fútbol - Cartas de fútbol
340
post-template-default,single,single-post,postid-340,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid

No les gusta el fútbol

Hola, Emmanuel. No había escuchado El Himno Titular de Carolina Durante, pero me ha recordado a una frase que le escuché a Martín Caparrós: “Me gusta el fútbol pero a veces no me gusta que me guste”. Lo dijo en una entrevista que le hicieron en Boleyn Sound, el podcast de la revista Panenka. Te recomendaría tanto la revista como el podcast si no supiese que ya los sigues.

Me preguntabas si han perdido brillo y grandeza Madrid y Barça como posible explicación a las negativas de algunos jugadores a vestir esos colores. Creo que lo que han perdido es el poderío económico. Siguen siendo fuertes, pero se han visto superados por los clubes de la Premier y sus derechos televisivos y por los clubes-Estado como el PSG. Hay unas partidas de dinero a la que no pueden acceder Madrid ni Barça, cuyos modelos de negocio están llegando al límite. Es difícil conseguir más presupuesto del que ya tienen y los salarios de los jugadores siguen al alza. Y aquí entramos en el terreno de los futbolistas, que deciden ganar más dinero antes que conseguir más títulos. No entienden que los aficionados construyen leyendas contando recuerdos en el césped y no los ceros en las cuentas corrientes de los ídolos.

Supongo que Madrid y Barça serían los más beneficiados de montar una Liga Europea. Sólo así podrían competir en igualdad de condiciones con otros grandes clubes europeos. ¿Crees que la veremos en un futuro? Yo espero que no por respeto al resto del fútbol y al poco margen para la sorpresa que hay en la actualidad. Y también porque acabaría con dos factores de la magia de la Champions: la poca frecuencia y las eliminatorias directas. Tener cada semana un Madrid-PSG o un Barça-City acabaría por eliminar el encanto de lo esporádico y convertirlo todo en rutina. Y, por otro lado, adoptar un formato liga sería guillotinar la emoción. Yo defenderé siempre las eliminatorias a ida y vuelta y la final a un partido. Incluso en la Liga española. ¿Te imaginas que la Liga fuera como la ACB o la LNFS?

Te escribo esta carta el día después de que el Madrid ganara al Sevilla en un gran partido. La clave es que Modric vuelve a ser un digno ganador del Balón de Oro y que la banda izquierda ha dejado de ser un coladero con Marcelo en el banquillo. A propósito del brasileño y de Isco, dicen que Solari está poniendo a los que mejor están pero yo sigo viendo a Lucas Vázquez en el once titular. La meritocracia se rige por parámetros subjetivos y Solari le está convalidando asignaturas de atletismo en la carrera del fútbol. ¿Crees que la meritocracia funciona en el fútbol, en el periodismo y en la vida en general? A mí me cuesta pensar que sí, puesto que las personas siempre nos dejaremos llevar por factores que no se pueden medir. A veces, sólo existen en nuestra cabeza.

No puedo acabar esta carta sin referirme al tema de la alineación indebida de Chumi y de cómo se tomó en las redes sociales. Muchos madridistas buscaban devolver la carcajada por el caso Cheryshev, y no menos culés se matriculaban en un máster exprés sobre derecho federativo, todos siempre con el odio por delante. Podríamos pensar que lo que pasa en las redes no es la vida real, pero yo me alineo con la teoría de Enrique Ballester sobre las buenas personas que se comportan como bárbaros en los estadios de fútbol: quizás su verdadero yo es el que muestran ahí. ¿Tú qué opinas? Mi abuelo ve los partidos en el hogar del jubilado del pueblo y me cuenta que lo pasa mal en los partidos de Madrid y Barça. El bar se llena de discusiones de aficionados de uno y otro equipo que abandonan el local con el pitido final. Entonces apenas se quedan cuatro personas para ver el siguiente partido de otros equipos menos mediáticos y mi abuelo dice: “No les gusta el fútbol, sólo su equipo”. Yo a veces pienso que ni eso, sólo odian al rival.

Quizás se me ha ido un poco largo el pase. Perdona por no enviártela al pie.

Un abrazo,

Juan Carlos.