El sismógrafo - Cartas de fútbol
407
post-template-default,single,single-post,postid-407,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid

El sismógrafo

Hola, Emmanuel. ¿Cuánto crees que saben de fútbol los presidentes? Me refiero a los conocimientos del juego, al componente primigenio de este deporte. Muchas veces da la sensación de que sólo miran la cuenta de resultados: cuando el saldo es negativo, se olvidan de valorar si el entrenador está construyendo un equipo al que sólo le falta paciencia para automatizar movimientos y victorias; cuando hay beneficios al final del ejercicio, evitan mirar las debilidades y las malas dinámicas. En el Madrid se encontraron con un mayo orejón y plateado y nadie miró el sismógrafo. El epicentro del terremoto estuvo en Kiev, pero la vista se fijó en la ampliación de las vitrinas.

Me hablabas de Reconstrucción de Xoel López y yo propongo utilizarla como banda sonora en el Bernabéu los próximos meses. Con algo hay que llenar el vacío que dejará el himno de la Champions hasta septiembre. El verano ha comenzado un 5 de marzo y desde 2006 no se vivía una época estival tan larga en Chamartín. Aquello acabó con la dimisión de Florentino Pérez. De momento nadie mira al palco, todavía dura el luto, pero un par de malos resultados y la grada mirará a la cúpula: quizás no para pedir la dimisión, sino para que resuelva el debilitamiento al que ha encauzado a la parcela deportiva. Para que el presidente recupere el apetito.

El primer paso deberá ser confiar en un entrenador. Eso supondrá el adiós de Solari, que a veces me ha parecido más un director de márketing que un director técnico. Nos ha deleitado con sus eslóganes (“Vamos a ir a Melilla con dos cojones”, “No hay que subestimar los empates”, “La afición es el único titular indiscutible”, “El banquillo del Real Madrid siempre ha tenido más candidatos que Julia Roberts”, “El fútbol es, ante todo, un generador de sueños e ilusiones”) para intentar vender un producto que el hincha ya no necesita que le vendan porque ya lo compró siendo un niño. Luego llega Modric con la sinceridad de quien no ha dicho una mentira en su vida y desmonta el departamento. ¿Tú crees que el aficionado prefiere que le hablen claro o que le reciten un libro de aforismos?

Te referías en tu carta anterior a una columna de Hughes. Está claro que son las palabras de una persona libre que ordena sus propios pensamientos. Es una rara avis en estos días de ventrílocuos que escriben al dictado. Escuchando ciertas voces en los próximos meses podremos ir adivinando cómo será la renovación de la plantilla blanca. ¿Qué opinas de los periodistas que son utilizados por los clubes para sondear a la afición?

He dejado para el final la pregunta más difícil que me dejaste en la carta del lunes: ¿No le ha faltado al Madrid una gran victoria contra el Barça? Sólo recuerdo un momento en este lustro ganador del Madrid en Europa donde haya sido superior al Barça: en la Supercopa de España de 2017. Hasta Piqué reconoció que era la primera vez que se sintió inferior. En el resto de ocasiones, aunque ganara algunas veces, el Madrid no se ha sentido mejor que Messi y compañía. Eso, unido a su irregularidad en su juego y en los resultados ligueros, me lleva a cuestionarme si realmente el Madrid ha sido el gran dominador del fútbol mundial o si sólo ha sido el amo de una competición. ¿Tú qué crees? Yo pienso que para sentirse el dominador de una época hay que reinar más de 13 miércoles al año.

Un abrazo,

Juan Carlos.