Viaje al centro del Universo - Cartas de fútbol
459
post-template-default,single,single-post,postid-459,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid

Viaje al centro del Universo

Hola Juancar. Ida Vitale realizó un viaje hasta su infancia para agradecer el Premio Cervantes, una manera como cualquier otra de homenajear a sus influencias, a esos afluentes que desembocaron en el océano de la escritura, donde ninguno navegó con tanto éxito como El Quijote. Ese universo cervantino empujó a esta uruguaya hacia la poesía y a mí me hizo recordar los días en que el balón, como un molino cualquiera, llegó a nuestras vidas para empezar a rodar con él. Supongo que ahí surgió el primer amor, el que no se abandona jamás. Luego nos alcanzó también la escritura, pero esta es una pasión diferente, más racional, digamos.

Recordando a mis influencias, a mis ídolos de entonces, y algún que otro archienemigo irreconciliable intentaba entender la esencia de ese juego que me atrapó, de aquellos días en que todo giraba alrededor de la pelota. Y ahí estaba la respuesta. En la niñez lo que uno anhela es ese contacto con el cuero, esos segundos previos a recibir el balón e imaginar la siguiente acción, el protagonismo de llevar el destino atado a tu botín derecho, las miradas cómplices o furtivas de compañeros y rivales. Es imposible no viajar a la infancia viendo jugar al Ajax.

Dice Jordi Cruyff, que conoce bien esa casa, que una idea impregna De Toekomst (ciudad deportiva del Ajax) “si eres tímido, aquí lo tienes complicado”. El atrevimiento también se cultiva en la infancia, a base de rondos y triangulaciones como una asignatura troncal que de la raíz a la copa representa un estilo y una forma de entender el juego. Esa actitud ante la vida ha florecido en ese magnífico equipo dirigido por Ten Hag y capitaneado en el campo por De Ligt, De Jong y Tadic. Yo les veo alcanzando la final de la Champions, ¿y tú?

Estos días se habla mucho de la España plural, lo pudimos comprobar la semana pasada también en materia futbolística. Este es un país capaz de admirar al Ajax el martes y vilipendiar al City el miércoles, ambos con la misma propuesta e idea de juego. Pero me temo que ahí hay algo más que fútbol.

Con el balón en los pies, escribimos hace tiempo en esta correspondencia que no hay ninguno como Messi. Está al caer su décima liga con la que igualará a Pirri. Por delante solo aparece ya Gento (12) y un fútbol de otro tiempo. Empeñado en imposibles, me acordé de un antiguo compañero mientras Leo intentaba marcar de chilena el pasado miércoles. “Nos leen”, hubiera sido su respuesta al remate del argentino. No iré yo tan lejos por lo que me limitaré a contestar ese balón dividido que me dejaste en tu última carta. Jamás pensé que Piqué alcanzara en jerarquía, liderazgo e incluso pundonor a un titán como Carles Puyol. Y al menos ya se puede asegurar que lo ha igualado. Técnicamente siempre fue superior casi tanto como su verborrea. Quizá el legado de Puyi es que Gerard haya intentado imitarle en el campo. Fuera de él, es otra cosa. Pese a todo los apellidos de esta Liga -y temporada- culé hablarán alemán (Ter Stegen), español (Piqué) y argentino (Messi).

Para el tiempo de añadido de esta carta te mando un despeje: ¿Sigue pensando el Real Madrid en fichar un delantero centro cuando Benzema está a punto de firmar su mejor temporada (goleadora) de blanco?

Un fuerte abrazo.

Emmanuel.