La 'futbolización' - Cartas de fútbol
470
post-template-default,single,single-post,postid-470,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid

La ‘futbolización’

Hola, Emmanuel. Ayer recordé la frase de Leonard Cohen que me recomendaste hace ya algunas cartas: “A veces uno sabe de qué lado estar simplemente viendo quiénes están del otro lado”. Creo que muchos españoles han votado siguiendo esa estrategia. Pero hay otros, de todos los colores, que son de un partido político como lo son de su equipo de fútbol, confundiendo razón con sentimiento. De pequeños elegimos equipo por uno de múltiples motivos: la familia, un jugador, una victoria (o una derrota), el color de la camiseta… De adultos intentamos acomodar nuestros valores a los del club para intentar buscar una lógica que no la tiene: el fútbol no atiende a razones.

La política debería ser lo contrario, apostar por el mundo de las ideas, y sin embargo cada vez apela más al sentimiento de pertenencia que a la búsqueda del bien común. El periodismo no escapa a esta tendencia cuando después de un debate se habla de quién ha ganado, quién ha perdido o quién ha jugado más al ataque. No se analizan los proyectos, se organizan ceremonias de entregas de trofeos. Es la ‘futbolización’ de todo.

Una frase inocente de tu anterior carta (“Yo veo al Ajax en la final, ¿y tú?”) me llevó a pensar en el daño que están causando las apuestas deportivas entre los más jóvenes. Debería haber una regulación más rígida, empezando por reducir el abusivo tiempo de publicidad que tienen todas las casas de apuestas en todas las retransmisiones de partidos televisados, en todos los programas radiofónicos y en todas las webs deportivas. También ayudaría que los futbolistas no aparecieran en los anuncios. Yendo más allá, los clubes podrían renunciar a ese tipo de patrocinadores, como hizo el Luton Town, de la tercera división inglesa y a punto de ascender, hace unos meses, rechazando medio millón de libras por el patrocinio de una casa de apuestas. Claro que también habría que revisar sus acuerdos con empresas de países que violan los derechos humanos. Quizás entonces los grandes clubes europeos podrían empezar a hablar de valores, ¿no crees?

Me preguntabas sobre si el Madrid sigue pensando en fichar a un delantero centro después de la buena temporada de Benzema. El madridismo está muy atento a las apariencias, y Benzema ha sido el que más ha llorado en el entierro. Por eso la mayoría de aficionados blancos ve una ofensa a la cultura del esfuerzo, que tanto gusta en el Bernabéu, enseñarle la puerta de salida. Yo no propongo hacer caja con él, pero sí ficharía a un delantero centro (le pongo nombre: Lewandowski) y le daría libertad para inventar a Karim, partiendo desde el puesto de segundo delantero. Sólo se me ocurre una alternativa para no llevar a la práctica mi idea: el fichaje de un extremo goleador. Pero sólo hay uno, está en París, y dicen que no se vende. Todo esto lo afirmo con el convencimiento con el que hablamos los periodistas y los aficionados: sabiendo que nuestras decisiones no son vinculantes.

El Barça celebró el sábado su 26ª Liga, la octava en once años. La rutina del éxito suele aminorar la alegría. Para que los culés no caigan en esa tentación, Zidane mandó un mensaje: “El primer objetivo del año que viene es la Liga”. A veces tienen que venir de fuera a recordarte lo afortunado que eres.

A disfrutar de las semis de Champions.

Un abrazo,

Juan Carlos.