El homenaje más frío - Cartas de fútbol
487
post-template-default,single,single-post,postid-487,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid

El homenaje más frío

Hola, Emmanuel. La temporada del Madrid es tan mala que ayer no fue capaz ni de aparentar un homenaje decente a Casillas. Unas camisetas de apoyo (como se ha hecho otras veces con jugadores lesionados que nada tuvieron que ver en su vida con el Madrid) y una pancarta poco trabajada me parecieron escasa muestra de cariño por parte de un club que todavía no ha aterrizado en los nuevos tiempos de la comunicación.

La entrada en el Bernabéu fue de las peores en todo el siglo XXI y eso tampoco ayudó. Supongo que era demasiado trabajo poner entradas a precios populares (no más de 10 euros) como se hace en los partidos de vuelta de dieciseisavos de la Copa, encuentros con más interés que el de ayer. Se podía haber anunciado el partido como un acto de homenaje a Iker y fomentar un minuto de aplausos antes del partido para celebrar la vida de Casillas; ¿o es que hace falta morirse para que te dediquen un minuto?

Tanto en el comunicado del miércoles como en la pancarta de ayer se podía leer el sintagma “eterno capitán”. Y, sin embargo, los hechos restaron fuerza a las palabras. Nunca entiendo los pitos a un jugador de tu equipo, y siempre me indignaron los que recibió Casillas. Hubo una parte de la afición madridista de la que no me gustaría ser familiar si ése es el trato que dan a los suyos. Se creyeron el mantra mourinhista de que defender lo propio es declarar la guerra a los demás. No perdonaron que Iker prefiriera la paz mundial ni reflexionaron que en tiempos de sosiego es cuando mejor le ha ido al Madrid.

Casillas es hijo futbolístico de Vicente del Bosque. ‘La Biblia Blanca’, de los hermanos Ángel y Marta del Riego Anta, recoge que en 1996 el técnico salmantino escribió un librillo de sesenta y ocho páginas sobre cómo entrenar a los chavales de la cantera del Real Madrid, y en el que se puede leer que hay que “inculcar competitividad, carácter ganador (ganas de ganar siempre), agresividad positiva (no dar patadas a destiempo y olvidarse de los árbitros), coraje (correr, ayudar al compañero, no discutir, etc.)”. Iker apostó por el madridismo de la vieja escuela, el que le habían enseñado. Se marchó mal del club y todavía espera un partido de homenaje que debería llegar este verano, con el Oporto de invitado e Iker saliendo a recibir el cariño que muchos le robaron.

Te decía al principio que el Madrid se ha quedado anticuado en la comunicación y recuerdo lo que ocurrió unos días después de la eliminación contra el Ajax. Unos aficionados sacaron una pancarta que decía “Florentino, dimisión” y los empleados de seguridad batieron el récord mundial de desalojo de espectadores incómodos para la directiva. Olió intensamente a censura. ¿Dónde crees que debería estar el límite en los mensajes de las pancartas antes de prohibirlas? ¿Qué opinas de las que se muestran en el Camp Nou con contenido político?

El Atlético de Madrid ganó la Liga de fútbol femenina este fin de semana. Su tercer título consecutivo, mientras el Real Madrid demuestra que la comunicación no es el único ámbito en el que va con retraso. Tengo un tío de 60 años que siempre ha vivido en un pueblo de Toledo y es aficionado del Athletic desde pequeño. No es el único, pues hay peñas del conjunto bilbaíno en todos los pueblos de alrededor. Siempre me llamó la atención que eligieran ser de un equipo que no les permitiría jugar en él. Pienso en las chicas de hoy y me pregunto: ¿qué niña va a querer ser del Madrid?

Un abrazo,

Juan Carlos.