Una nueva vida - Cartas de fútbol
499
post-template-default,single,single-post,postid-499,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid

Una nueva vida

Hola, Emmanuel. Una parte del madridismo ha vivido los dos últimos meses y medio como el Meursault de Albert Camus en ‘El Extranjero’: con una indiferencia suprema que elimina cualquier sentido de la existencia. Otro sector de la afición blanca se ha instalado en la indignación y pide decapitaciones en las plazas públicas de las redes sociales. Algunos han llegado incluso a dudar de Zidane, sin entender que al francés hay que empezar a valorarle por lo que haga a partir de hoy. Su tarea no era resucitar a un equipo sino engendrar una nueva vida.

Bale tendrá que seguir la suya fuera del Madrid, aunque finales más raros hemos visto, como en Juego de Tronos. El galés no pudo despedirse de un público que necesita dejar pasar el tiempo para recordar sus goles en las finales y olvidar todo lo demás. El de Cardiff ha sido parte fundamental de la segunda mejor época de la historia del club, pero se le exigió ser lo que no podía: un líder. Vivir al amparo de Cristiano tampoco ayuda a afilar el carácter; no había necesidad. Con la marcha del paraguas portugués, la tormenta ha arrasado a Bale, un jugador que fue grandioso pero menos de lo esperado. ¿Qué más queríais?, dirán algunos. Que cumpliera las expectativas: llegó como el segundo (o primer, nunca se aclaró) jugador más caro de la historia (caso Neymar aparte) y se dijo que pelearía con Cristiano, Messi y Neymar, pero nunca hubo un cuarteto. ¿Recuerdas algún futbolista del Barça que fuera tan importante como Bale en los éxitos del equipo y a la vez tan discutido?  

El galés ha sido muy pitado en los últimos tiempos en el Bernabéu y nunca entendí lo de pitar a un jugador propio. Al menos, no con el balón en juego. El silencio, a veces, hiere mucho más y se disimula mejor. También pienso que entregarse desde el primer minuto a animar con la garganta encendida es un sacrificio excesivo. ¿No deberían ser los jugadores los encargados de levantar a la afición gracias a su actuación? ¿No es el público soberano? ¿Por qué dar algo sin saber si serás correspondido por millonarios prematuros, Bielsa dixit, que sienten menos la camiseta? Misterios del fútbol, supongo. A ver si me puedes ayudar.

Algún día el Madrid homenajeará a todos los jugadores de las cuatro Champions en cinco años y Keylor volverá al Bernabéu para recibir la mitad de la ovación que le faltó ayer. Fue el único que se despidió sin decirlo, pero habrá más adioses por este año de transición que acabó siendo de ruina. La ilusión de lo nuevo mueve el motor del fútbol y cada mes de agosto pone el contador a cero. Pero los cimientos se compran antes. Hablando de fichajes, es muy posible que Griezmann acabe en el Barça. La afición culé le pitó en el partido de Liga, ¿cuántos goles vale un perdón?

La Liga para, pero no el fútbol. Tampoco las cartas.

Un abrazo,

Juan Carlos.