Las prisas - Cartas de fútbol
512
post-template-default,single,single-post,postid-512,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid

Las prisas

Hola, Emmanuel. Cada vez que veo un grupo de ancianos sentados en un banco viendo la vida pasar pienso que no deja de ser curioso que muestre más paciencia quien, en teoría, menos tiempo tiene por delante. Vivimos en una época en la que no queremos esperar por nada y ansiamos conocer el futuro antes de que llegue. Me refiero a Hazard y a las prisas que han demostrado el periodismo y la afición madridista a través de las redes sociales por ver el comunicado oficial del fichaje. Tuve que mirar varias veces el calendario para confirmar que estamos a principios de junio y que quedan más de dos meses y medio para el cierre del mercado. Supongo que será la consecuencia de que el verano empezó en Madrid el 6 de marzo.

No puedo añadir mucho más a tu análisis del caso Ramos en tu carta anterior, así que me centraré en el tratamiento informativo, concretamente, a lo que pasó en El Partidazo de Cope el día de la rueda de prensa ‘aclaratoria’ del capitán blanco. Cualquiera que quiera conocer cómo funciona el periodismo deportivo actual debe escuchar la primera parte del programa, donde queda bastante claro que los periodistas hacen de portavoces de sus fuentes. Ya en el segundo tramo, Guillem Balagué dio una clave que alguno se saltó los días previos: “Siempre hay una influencia inevitable de quién te cuenta la noticia, pero hay que mantener un equilibrio entre los que te dan la noticia y cómo contar la noticia”. En este caso, los del bando de Ramos anunciaron el farol y el capitán, que hasta se negó a sí mismo, se encargó de destaparlos.

Es época de selecciones para cerrar la temporada y quería preguntarte cuál es tu segunda selección. Creo que todos escogimos un segundo equipo al que animar cuando España caía en las fases finales. Yo me hice de Holanda por Dennis Bergkamp. Recuerdo la mítica sección de La Parabólica de Maldini en El Día Después y en esos minutos de cada lunes encontré grandes momentos del Iceman holandés. Cuando llegó el Mundial 98 y España cayó en la primera fase, me puse la ‘oranje’ sin dudarlo. Qué equipazo tenía aquella selección: Van der Sar, Stam, los hermanos De Boer, Kluivert, Seedorf, Cocu, Overmars, Davids, el gran Bergkamp… Lástima de aquellos penaltis contra Brasil en los que Taffarel, que por cierto es el primer portero que recuerdo con manga corta, fue la estrella. Parece que Holanda, después de su ausencia en la Eurocopa y el Mundial, vuelve a juntar a una generación para aspirar a estar entre los mejores, aunque creo que todavía les falta un delantero de más nivel para verlos como favoritos. Habrás observado que me cuesta decir Países Bajos en lugar de Holanda: a veces la naturalidad se impone a la corrección.

Me despido ya con otra pregunta: ¿qué te parece la nueva camiseta del Barça? He visto muchas críticas por parte de los culés. Entiendo la oposición por aquello de la tradición, ¿pero no crees que si la temporada es buena dentro de 10, 20 ó 30 años se hará otra camiseta de cuadros recordándola como ahora se recuperan diseños de los 80 y de los 90? Leí hace poco que precisamente la camiseta de Holanda de la Eurocopa 88 fue muy criticada en su momento y hoy la vemos como una joya. ¿No será que necesitamos dejar pasar el tiempo para apreciar ciertas cosas? Quizás debamos sentarnos un rato en el banco junto a los mayores y ver a Rafa Nadal levantar un Roland Garros tras otro.

Un abrazo,

Juan Carlos.