Cerrado por derribo - Cartas de fútbol
518
post-template-default,single,single-post,postid-518,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid

Cerrado por derribo

Hola, Juancar. Ha sido una semana para volver a escuchar a Sabina. Pocas canciones más redondas que la que da título a esta carta. En ella pensaba cuando los peores augurios se confirmaban con Luis Enrique. La familia vale más que cualquier puesto de trabajo, incluido el de ser el entrenador de todos. También nos cierran This is fútbol, un podcast que nació antes de los podcast. La idea machacona de Fernando Evangelio ha navegado durante 9 años por los mares de todo el mundo. Muchas veces a contracorriente, así que gracias por acercarnos el fútbol de otras latitudes y por persistir. De todo se aprende.

Debatíamos el otro día sobre las prisas. No estaría mal revisar tampoco los diferentes significados de la palabra inminente: “Que amenaza o está por suceder rápidamente”, según la definición de la RAE. Cuando escribo esto, han pasado tres días desde que Joao Félix era un fichaje inminente del Atlético de Madrid. No dudo de que el muchacho termine jugando de rojiblanco, pero sí de que esta sociedad haya terminado por confundir la fórmula de la velocidad. Aquello se resolvía partiendo el espacio entre el tiempo. Y últimamente queremos ir tan rápido que no damos tiempo al espacio. Y ese mal no solo aqueja al periodismo.

Lo que no termino de entender es como el Real Madrid ha reforzado al Atlético con Llorente. ¿Me lo explicas?

Estamos como bien sabes en época de selecciones, de torneos internacionales, en los que florecen los segundos equipos. Me preguntabas por el mío y te contesto con otro término manido estos días. Soy un veleta. Es decir, que cambio a cada torneo y me muevo por modas, por futbolistas que me atraen o por el estilo de juego de tal o cual selección. En la más tierna infancia fui brasileño, pero en Francia’98 también me conquistaron los Oranje. Luego tuve épocas Albicelestes con Bielsa, con Riquelme y con Messi en Brasil 2014. Aquel hubiera sido el cuento perfecto. Ahora me siento muy belga gracias a Roberto Martínez y esa Generación de Oro que para mi será una de las grandes favoritas en la próxima Euro. A veces también sueño con que Inglaterra gana el Mundial de Qatar y la selección la integran once cateranos del City. Un City entrenado por Guardiola. A más de uno le explotaría la cabeza, ¿no crees?

Mientras tanto en Can Barça siguen los terremotos. De la camiseta-mantel a la alfombra roja que parecen estar preparando para la vuelta de Neymar. La camiseta me parece horrorosa porque esa no es la indumentaria del Barça recogida incluso en sus estatutos de fundación. Habrá que mirar al escudo para saber quién esta jugando, escudo que afortunadamente (todavía) no han cambiado. El Barça últimamente parece ese adolescente que se mira en el espejo cada mañana y no le gusta nada de lo que ve. Por eso se pone esos peinados estrafalarios, las ropas más llamativas o se hace mil tatuajes. De tanto buscar una identidad ha perdido la que tenía.

Lo de Neymar también lo cantó Sabina hace mucho tiempo en Peces de ciudad, pero me parece mucho más contundente el mensaje de Carolina Durante en su último hit El año: “Lo dicen en los telediarios, lo dice Martín Barreiro: se viene la hostia del año como no nos estemos quietos”.

Que Bartomeu quiera reeditar la MSN en 2019 es una muestra más de que en Barcelona no saben lo que quieren ser por tanto huir de lo que fueron.

Y tú, ¿qué jugador no querrías ni ver en pintura en tu equipo?

Un fuerte abrazo.

Emmanuel.