Otra vuelta al sol - Cartas de fútbol
598
post-template-default,single,single-post,postid-598,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid

Otra vuelta al sol

¡Felicidades, Emmanuel! El otro día un amigo me dijo una frase que me gustó mucho: cada cumpleaños es otra vuelta al sol que completamos. A 930 millones de kilómetros por vuelta, echa cuentas de cuánto avanzas hasta cuando no te mueves. Eso sí, siempre vuelves al mismo sitio, como el Madrid. En la semana que se empezaba a dudar de Zidane, su equipo acaba colíder el domingo por la noche y venciendo en un campo donde perder se había convertido en hábito.

Me preguntabas cuánto tiempo lleva el Madrid en crisis. El año pasado entero, sí, pero no éste. Hace poco escribió David Trueba en El País que la mejor manera de comprender la ansiedad en la que vive la sociedad actual es observar “cómo cambiamos de pantalla antes de llegar a ver del todo la que tenemos delante”. Y me parece que la mayoría de aficionados y medios, quizás también presidentes, viven así el fútbol. Tan sólo hizo falta que Zidane perdiera un partido para que se hablara de sustitutos. A veces pienso que las crisis se planifican y que sólo hace falta un chispazo para lucir el plan de emergencias al completo.

Hay una parte del madridismo que ya no quiere a Zidane, que es como no quererse a sí mismo. Supongo que la victoria en Sevilla será un soplo de autoestima y hoy se verán incluso más seguros a la altura del lateral izquierdo: Mendy, un lateral que primero defiende, ya no me acuerdo de cuál fue el último de esa especie en el Madrid. El único cambio que introdujo Zidane con respecto a la derrota en París fue Ramos, pero como no me pareció tan decisivo como para explicar el cambio de imagen de un partido a otro, te pregunto: ¿quién es responsable de actuaciones tan dispares en casos así, los jugadores o el entrenador?

La teoría de los vasos comunicantes sigue vigente y ahora es Valverde a quien discuten. Igual que con Zidane, me parece demasiado pronto (sobre todo en un club en el que Rijkaard o Luis Enrique iban a ser despedidos en diciembre y ya sabemos lo bien que les fue eligiendo mantener al entrenador) pero veo una gran diferencia: el ‘Txingurri’ ya estuvo a punto de ser destituido en mayo. ¿Cuántas vidas le permiten tener a un entrenador en un gran club?

Justo después de acabar de leer tu carta del otro día en la que me preguntabas por mi top-5 de porteros, leí que France Football ha creado un nuevo Balón de Oro para los porteros. Mi primer pensamiento fue que ahora que existe ese galardón ya nunca un portero será Balón de Oro. Respecto a mi lista particular, te diré que Oblak y Ter Stegen se disputan el trono, dependiendo de si el último partido que he visto es del Atleti o del Barça. Los demás van fluctuando, pero no llegan a nivel de los dos que te nombro. Y, sin embargo, los rumores dicen que este año lo ganará Alisson Becker por la Champions y la Copa América. ¿No deberían ser estos premios una recompensa para la mejor actuación individual independientemente de si sirvió para ganar un título? Creo que estos galardones se han convertido en una rúbrica del equipo campeón, como cuando en el baloncesto tiene que ser MVP un jugador del equipo que gana. ¿No se puede ser el mejor de la cancha y perder?

Un abrazo,
Juan Carlos.