Escuadra y cartabón - Cartas de fútbol
612
post-template-default,single,single-post,postid-612,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid

Escuadra y cartabón

Hola, Emmanuel. Durante la transmisión del derbi madrileño, Carlos Martínez hizo mención a lo caro que estaba resultando crear ocasiones, síntoma que se repite demasiado en el fútbol últimamente. Y eso me lleva a preguntarte si de tanto estudiar con escuadra y cartabón, los entrenadores no nos estarán robando el espectáculo. Cada vez tienen más protagonismo desde la banda y me da la sensación de que el fútbol está dejando de ser de los futbolistas. Al igual que en el ciclismo, se presta tanta atención a los números que nos está quedando un deporte sin improvisación y muy matemático, cuando precisamente lo que nos gusta (o gustaba) del fútbol es que dos más dos nunca son (o eran) cuatro. 

Me imagino a los futbolistas más pendientes de no decepcionar a su entrenador que de alimentar su vena artística y eso me parece un signo de autocensura. Como cuando alguna vez he escrito pensando más en si le gustaría al jefe que en si de verdad es lo que yo creía. Esas cadenas invisibles de la jerarquía nos alejan de la independencia y suelen bajar el nivel.

Un partido sin ocasiones aburre, y sólo la tensión que provoca el sentimiento por unos colores opaca esa sensación de haber perdido dos horas. Sólo esa pasión diferencia un partido soso de una película mala, con la que acabaríamos dormidos porque nos da igual quién gane. Te hablo de esto porque leí hace poco una columna de Diego Barcala en As, en la que explicaba que un alto cargo del Atleti le contestó una vez: “¿Quién te dice a ti que al club le interesan más los aficionados de Carabanchel que los de Pekín? Nuestra vocación es universal”. El dinero es global, pero, ¿crees que también lo es el sentimiento? Si el juego es cada vez menos espectacular, dudo que en Asia o América permanezcan fieles aunque se les pongan los partidos en sus prime time. Quedaremos los de siempre, aunque nuestros bolsillos les importen menos o no les parezcan suficientes. 

Sobre la falta de gol de Luis Suárez que mencionabas en tu última carta, parece que el uruguayo quiso contestarte por mí. Por cierto, he leído algunas bromas sobre el juego directo del Barça en esa jugada. Yo sólo puedo decir bravo por Ter Stegen, que imaginó una asistencia donde su entrenador, estoy seguro, habría dibujado un pase al central o al mediocentro. ¡Viva la libertad del futbolista!

Un abrazo,
Juan Carlos.