El diván - Cartas de fútbol
623
post-template-default,single,single-post,postid-623,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid

El diván

Hola, Juancar. ¿Cuánto mejor seríamos si a cada paso nos hicieran una lista con nuestros errores? ¿Cómo de fuertes seríamos si pudiéramos sacar nuestros miedos y no te cayera encima una catarata de críticas? A veces me gusta imaginar mi vida grabada en vídeo y yo me veo desde fuera, analizando mis movimientos y, claro, también mis errores. Ahora que los documentales de futbolistas se han convertido en una plaga, veo aún más necesario para ellos la ayuda psicológica. Los errores, habitualmente, no caben en esos productos audiovisuales.

Al hilo de tu reflexión sobre el protagonismo de los entrenadores y la asfixia del talento individual que eso produce en los futbolistas quiso contestarte Messi el pasado miércoles. También Luis Suárez, quien ya no llega tan puntual a sus citas con la portería. Yo creo que ese corsé impuesto desde la pizarra es la excusa perfecta para diferenciar entre los jugadores sobrevalorados y los aplicados, y los rebeldes con causa. Los megacracks que no atienden a razones ni a sistemas tácticos. En el Barça hay dos: Messi y Luis Suárez. Y solo ellos consiguieron escabullirse de la tela de araña de Conte.

Sobre esto último, el fútbol italiano, también hay tópicos desterrados hace tiempo. Y no lo digo solo por el juego exhibido por el Inter en el Camp Nou. La Juventus está comandada por Sarri y al sur, el Nápoles navega con Ancelotti al timón ¿Hasta cuando vamos a seguir hablando de Catenaccio?

Decía Gary Kasparov, el campeón del mundo de ajedrez, “veo en la lucha ajedrecística un modelo pasmosamente exacto de la vida humana, con su trajín diario, sus crisis y sus incesantes altibajos”. En ese tablero el Real Madrid ha perdido a la reina, los alfiles andan desaparecidos y las torres del equipo no defienden la fortaleza como estábamos acostumbrados. Y solo con peones no se ganan los partidos. ¿Son solo altibajos o es que Zidane ya no sabe cómo sacar partido a lo que tiene encima del tablero?

Por cierto, cuando volvamos a caer en el tópico ese que reza que “el fútbol es de los futbolistas”, recuérdame el Inter de Conte o el Liverpool de Klopp, o cualquiera de los equipos de Guardiola. Los futbolistas se ponen delante del micro, pero detrás hay un trabajo de producción que pocas veces se pondera.

Te dejo que tengo un par de documentales de futbolistas que ver, donde tampoco salen entrenadores…

Un fuerte abrazo,

Emmanuel.