Emmanuel Ramiro Fernández, autor en Cartas de fútbol - Página 2 de 2
3
archive,paged,author,author-emmanuelrf,author-3,paged-2,author-paged-2,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid

Hola Juancar. Seamos sinceros, ¿quién está preparado para el desamor? ¿quién aguanta estoico las promesas incumplidas? ¿quién consigue perdonar temporada tras temporada errores convertidos en vicios? Quizá solo la pasión irracional del hincha pueda con tantas decepciones. Pero entiendo que en un club tan acostumbrado a dormir abrazado a Niké, noche sí y noche también, esta abstinencia resulte desconcertante. Nadie madruga al día siguiente de una bacanal. Y el Madrid llevaba tres. Consecutivas. Sorprendentemente, en esta ocasión, el tan aclamado hit FIN DE CICLO no ha sido la banda sonora más repetida. Casi no lo habíamos escuchado hasta ahora cuando la...

Hola Juancar. Disculpa en primer lugar el retraso que ha sufrido esta correspondencia en la última semana. A veces es necesario una breve desconexión ante todo lo que viene, que no es poco. Allí en lo alto de las montañas tuve tiempo para hacerme muchas preguntas capciosas, de esas a las que aludías en tu anterior carta. Te aseguro que las ideas se aclaran con la altitud y el aire puro, y así encontré respuesta a la primera de tus preguntas: El optimista siempre tiene un proyecto. El pesimista siempre tiene una excusa. Y esto es válido para el deporte,...

Hola Juancar. Si yo fuera un productor de Netflix o de HBO o de Movistar estaría ya redactando el guión. El gol estaría asegurado y todos nos identificaríamos con los personajes, todos reconoceríamos nuestras miserias en el espejo de la pantalla. La trama estaría cargada de conspiraciones, de giros de guión, de antihéroes. Sería algo así como El Reino de Rodrigo Sorogoyen, sin dar nombres de equipos, ni situar la historia en una ciudad concreta para evitar demandas, principalmente. Uno de los capítulos estrella de la primera temporada trataría sobre el club más laureado del continente que se ve beneficiado...

Hola Juancar. Hoy me pillas escuchando samba, me he puesto en bucle Mas que nada, en la versión original de Sergio Mendes. También algo de Bossanova, ahí me he decantado por Garota de Ipanema, un clásico para paliar la saudade que me invadirá durante las próximas tres semanas. Hasta que lleguen los siguientes Real Madrid – Barcelona. Fue la música del Clásico, comandado por dos brasileños sin ataduras, presentándose al mundo con el descaro que florece en la adolescencia. Fueron Vinicius y Malcom, dos tipos curtidos en sortear obstáculos. Me avanzabas con razón de que el extremo madridista había cambiado el...

Hola Juancar. Para saber cuánto daño han hecho Messi y Cristiano en nuestro fútbol hay que ponerse en la piel de los rivales. El Sevilla, sin ir más lejos, ha recibido hasta 33 picaduras de La Pulga. Es su víctima favorita hasta en noches como la de ayer, donde se reservó la guinda para redondear un partido en el que se había dedicado a liderar y a asistir, a mandar con su ejemplo y a generar fútbol para el resto durante los 90 minutos anteriores. Te avisaba en mi última misiva de que la eliminatoria sería lo que quisiera Messi....

Hola Juancar. Te reconozco que he comenzado esta carta varias veces. Primero con las notas de un piano de fondo, luego con los grandes éxitos de Prince, el cantante, y por último, me he puesto la Cabalgata de las Valquirias, de Wagner, porque el Barça se aproximaba lentamente a un Apocalipsis Now, hasta que De Jong se decantó por la opción azulgrana. Y ese centro del campo: Busquets, Arthur, Rakitic, Aleñá, Riqui Puig y De Jong, ya desafina menos e ilusiona más. Aunque lo que verdaderamente atemoriza a los culés es el día que cualquiera de estos no tengan a...

Hola Juan Carlos. Aquí me tienes, rejuveneciendo un poco. He de confesar que yo en 2005 todavía escribía alguna carta y al fin y al cabo esta correspondencia no es otra cosa que un viaje al pasado, a aquellas mañanas de universidad, para rebuscar en el buzón el amor perdido por la pelota o por el periodismo. Lo cual no quita que estemos desentrenados en el formato y que vayamos afinando con el intercambio de textos. Prometo ponerme en forma antes que Cassano. Empiezo por el final para volver al principio. La nuestra es la generación de Fábregas, la...