Juan Carlos Guerrero, autor en Cartas de fútbol
2
archive,author,author-jcguerrero,author-2,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid

Hola, Emmanuel. Una parte del madridismo ha vivido los dos últimos meses y medio como el Meursault de Albert Camus en ‘El Extranjero’: con una indiferencia suprema que elimina cualquier sentido de la existencia. Otro sector de la afición blanca se ha instalado en la indignación y pide decapitaciones en las plazas públicas de las redes sociales. Algunos han llegado incluso a dudar de Zidane, sin entender que al francés hay que empezar a valorarle por lo que haga a partir de hoy. Su tarea no era resucitar a un equipo sino engendrar una nueva vida. Bale tendrá que seguir...

Hola, Emmanuel. La temporada del Madrid es tan mala que ayer no fue capaz ni de aparentar un homenaje decente a Casillas. Unas camisetas de apoyo (como se ha hecho otras veces con jugadores lesionados que nada tuvieron que ver en su vida con el Madrid) y una pancarta poco trabajada me parecieron escasa muestra de cariño por parte de un club que todavía no ha aterrizado en los nuevos tiempos de la comunicación. La entrada en el Bernabéu fue de las peores en todo el siglo XXI y eso tampoco ayudó. Supongo que era demasiado trabajo poner entradas a precios...

Hola, Emmanuel. Ayer recordé la frase de Leonard Cohen que me recomendaste hace ya algunas cartas: “A veces uno sabe de qué lado estar simplemente viendo quiénes están del otro lado”. Creo que muchos españoles han votado siguiendo esa estrategia. Pero hay otros, de todos los colores, que son de un partido político como lo son de su equipo de fútbol, confundiendo razón con sentimiento. De pequeños elegimos equipo por uno de múltiples motivos: la familia, un jugador, una victoria (o una derrota), el color de la camiseta… De adultos intentamos acomodar nuestros valores a los del club para intentar...

Hola, Emmanuel. Ayer vi que Carlos Bilardo, el seleccionador argentino campeón del mundo en el 86 y que padece una enfermedad neurodegenerativa, fue visitado por siete de sus jugadores en aquel Mundial. Y eso me hizo recordar una anécdota que contó Bilardo hace unos años. En la década de los 60, vino a jugar con Estudiantes de La Plata varios partidos a Europa. Entre ellos, un torneo en Pontevedra contra el equipo de la ciudad. El partido quedó empate a cero y después del lanzamiento de cinco penaltis y mantenerse el empate, el campeón se iba a decidir con una moneda: a cara o cruz, literalmente. Entonces Bilardo...

Hola, Emmanuel. Ya que has instalado el confesionario, pasaré por él: yo he tenido ansiedad. No me atrevo a decir tuve porque nunca sabes si te has librado de ella. De hecho, a veces se manifiesta levemente para recordarme que quizás esta guerra sea eterna. Cuando alguien sufre un pico alto de ansiedad, el pensamiento más optimista lo imagina tirado en el suelo tras haber sufrido un infarto. La ansiedad se manifiesta con un cúmulo de síntomas físicos y cognitivos, de los que absolutamente nadie está a salvo. Tampoco un futbolista profesional. Quiero hablar de este tema por las palabras de...

Hola, Emmanuel. Hoy quiero remontarme a la Eurocopa del 2000. Recordarás que España perdió el primer partido contra Noruega tras la cantada de Molina. Pues antes de que llegara el segundo encuentro (victoria ante Eslovenia), Lorenzo Sanz, al que todavía le quedaba un mes como presidente del Real Madrid, anunció la renovación de Raúl con su correspondiente aumento de sueldo: 1.000 millones de pesetas (un año después Los García nos explicaron que equivalía a 6 millones de euros, aquí vídeo para nostálgicos, desmemoriados o demasiado jóvenes). Esa cantidad convertía a Raúl en el jugador mejor pagado del mundo, por delante...

Hola, Emmanuel. El fútbol es la guerra de la ilusión. Para qué íbamos a aceptar las decepciones si no es porque albergamos la esperanza de que las cosas mejorarán. El fútbol es uno de los ámbitos donde más intensamente se vive el camino hacia la meta. A cada partido, a cada fichaje, a cada decisión en un club se les pone una lupa gigantesca para intentar descubrir una pista que nos alumbre el futuro, pero saboreando el presente. Si sólo nos interesara el final, bastaría con comprar el periódico el día después de la final. Pero no es así, el fútbol se alimenta cada semana de la...

Hola, Emmanuel. ¿Cuánto crees que saben de fútbol los presidentes? Me refiero a los conocimientos del juego, al componente primigenio de este deporte. Muchas veces da la sensación de que sólo miran la cuenta de resultados: cuando el saldo es negativo, se olvidan de valorar si el entrenador está construyendo un equipo al que sólo le falta paciencia para automatizar movimientos y victorias; cuando hay beneficios al final del ejercicio, evitan mirar las debilidades y las malas dinámicas. En el Madrid se encontraron con un mayo orejón y plateado y nadie miró el sismógrafo. El epicentro del terremoto estuvo en Kiev, pero la vista se fijó en la...

Hola, Emmanuel. A veces pienso cosas absurdas, como dónde estarán las camisetas conmemorativas de los equipos que pierden las finales. Supongo que antes las llevaban a países pobres pero ahora, debido a la globalización, prefieren destruirlas por el temor a que aparezca una foto en Twitter y el mundo entero las vea y las confunda con fake news de algodón. Otra idea disparatada que se me ocurre es qué pasaría si el Madrid vende a su estrella y no ficha a ningún sustituto. ¿Te imaginas? Bromas aparte, el Madrid perdió como solía ganar y eso le dejó saboreando una sensación nueva, desconcertado, y quizás compadeciéndose de tantos...

Hola, Emmanuel. Hoy quiero hablarte de psicología. Comencemos por una pregunta: ¿tú sueles ver el vaso medio lleno o medio vacío? Mejor no respondas para que nadie pueda decir que es una pregunta capciosa: tu respuesta podría darme a entender que tiendes al pesimismo, o quizás la proclamación de tu optimismo pueda ser usado en tu contra al confundirlo con un exceso de confianza. Entiendo que el periodismo deportivo no es un ámbito trascendental, pero algunos quieren reducirlo a gabinetes de comunicación, donde los periodistas no hagan preguntas sino comunicados a falta de la firma del deportista: -¿Pregunta?: “Estáis en...